El pasado 6 de marzo se celebró el Día Europeo de la Logopedia y, aprovechando este día, queremos daros a conocer el papel que tiene el logopeda en nuestros centros de día.

 

Generalmente, cuando hablamos de logopedia pensamos en niños que tienen dificultades para hablar o para pronunciar algún fonema, pero la logopedia tiene muchos más campos de actuación. En la población adulta pueden aparecer dificultades del lenguaje y de la deglución. Estas dificultades pueden ser causa de la edad avanzada y el deterioro cognitivo asociado a la misma o como consecuencia de alguna enfermedad (ictus, Parkinson, esclerosis múltiple, …).

 

Las alteraciones del lenguaje y de la deglución afectan significativamente a la calidad de vida de las personas que lo padecen, especialmente la disfagia, ya que supone un riesgo para su salud.

 

 

¿Qué es la disfagia?

 

La disfagia es la dificultad para tragar sólidos y/o líquidos que puede dar lugar a otros problemas como desnutrición, deshidratación e infecciones respiratorias. Debido a esto, es importante realizar una valoración a cada usuario y así determinar la posible necesidad de alguna adaptación de los alimentos o bebidas para garantizar una nutrición e hidratación segura y eficaz. En cuanto a las dificultades del lenguaje, se pueden presentar dificultades tanto de expresión como de comprensión interfiriendo en su comunicación con el entorno y provocándoles frustración.

 

Cuando un usuario ingresa en nuestros centros, realizamos una valoración inicial del lenguaje a través del Test Robertson y el Test de Boston (si precisa), y de la deglución a través del Mecv-v. Partiendo de esa valoración, planificamos objetivos y realizamos adaptaciones de la dieta si fuera necesario. También, informamos a todos los profesionales del centro de las necesidades de cada usuario y se entregamos a los familiares la valoración y recomendaciones de comunicación y/o deglución.

 

Además, dentro de los distintos talleres y actividades que se realizamos en los centros, planificamos actividades de estimulación cognitiva y del lenguaje para frenar el deterioro y mejorar las capacidades de los usuarios. Durante las comidas realizamos una supervisión de todos los usuarios para valorar la deglución de nuestros usuarios y así poder valorar si es necesario o no modificar la dieta introduciendo nuevos alimentos si presenta una mejora de su estado físico o restringirlos si por el contrario ha sufrido un empeoramiento.

Para que todas estas valoraciones y pautas se lleven a cabo y el usuario mejore su calidad de vida, es fundamental el trabajo en equipo de todos los profesionales y la comunicación y colaboración de las familias.

 

Elisa Bravo Sahuquillo: Logopeda de Villasaluten.

 

Te invitamos a que veas el resto de nuestros posts. Pincha en este enlace.

¡Síguenos en Facebook e Instagram!