El Trabajo Social se define como “una profesión basada en la práctica y una disciplina académica que facilita el cambio y el desarrollo social, la cohesión social y el empoderamiento y la liberación de las personas”. Con el Código Deontológico, se aseguran una serie de principios y líneas de actuación, otorgando a los diplomados en trabajo social, un marco normativo que favorezca su independencia, credibilidad, honestidad e intervención respetuosa, correcta y adecuada a las características y necesidades de los usuarios.

 

Los principios que guían las líneas de actuación del Trabajo Social, son:

 

  1. Reconocimiento de la dignidad inherente a la humanidad.
  2. Promoción de los derechos humanos y de la justicia social.
  3. Promoción del derecho a la autodeterminación y a la participación.
  4. Respeto por la confidencialidad y la privacidad.
  5. Tratar a las personas como personas completas.
  6. Uso ético de la tecnología y las redes sociales.
  7. Integridad profesional.

 

 

La labor del trabajo social en los centros de día

 

Dentro del Servicio de Centro de día y teniendo en cuenta este contexto, el servicio de trabajo social juega un papel fundamental en la valoración sociosanitaria de los usuarios, aportando una visión global de las necesidades asistenciales del usuario, según su situación sociofamiliar y grado de dependencia, detectando situaciones de riesgo o vulnerabilidad social en el domicilio y coordinando una actuación con las instituciones correspondientes para facilitar la red de recursos apropiada, con el fin de obtener el bienestar social del usuario y garantizar su calidad de vida. El trabajador social es, además, un pilar de apoyo a los cuidadores como fuente de información, asesoramiento y apoyo emocional.

 

Objetivos más importantes del Departamento de Trabajo Social en el Centro de Día

 

  • Realización de la valoración social como marco de intervención.
  • Fomento de la integración del usuario en la vida del centro y acompañamiento durante el período de adaptación.
  • Detección de situaciones de riesgo o vulnerabilidad social e información y coordinación con Servicios Sociales para resolución de las mismas.
  • Aplicación de recursos y prestaciones apropiados a la situación de dependencia del usuario, mediante asesoramiento a las familias, usuarios o cuidadores. El trabajador social puede aportar información acerca de: Ley de Dependencia, reconocimiento de Discapacidad, incapacitación judicial para la obtención de tutela legal, subvenciones y asesoramiento de material ortoprotésico, información sobre diferentes recursos asistenciales (Servicio de Ayuda a Domicilio, Teleasistencia, comida a domicilio, DNI móvil, Asociaciones, Voluntariado, localizadores), etc.
  • Apoyo emocional y asesoramiento a familiares/cuidadores, para evitar situaciones de sobrecarga de cuidador, que repercuten en el bienestar de la persona dependiente.
  • Coordinación con otras instituciones asistenciales (asociaciones, Servicios Sociales, Centros de Salud, Hospitales, Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos, etc.), para elaborar planes de intervención adecuados, en aquellos usuarios que así lo requieran.
  • Interacción con la red asociativa del municipio, realizando así un trabajo social comunitario, fomentando las relaciones entre los diferentes recursos y los usuarios de los mismos.

 

Ana Martín Serrano: Trabajadora social de los centros de día Villasaluten.

 

Te invitamos a que veas el resto de nuestros posts. Pincha en este enlace.

¡Síguenos en Facebook e Instagram!